Frases para calmar a un niño enojado

Ya sea que tu hijo/alumno está teniendo un mal día, tiene problemas para abordar su enojo, o está atravesando un momento especial de agresión, estas frases te ayudarán a calmarlo y otorgarle herramientas para manejar sus momentos de enojo.

  • En lugar de: ¡dejá de tirar las cosas!
  • Intentemos: cuando tirás tus cosas, yo pienso que no te gustan. ¿Es eso lo que sucede?

(No aplica para la edad del año, cuando empiezan a tirar las cosas para que se las volvamos a alcanzar, como un juego donde hacen activo lo vivido pasivamente – fort da de Freud).

Esto ayuda a comunicar los sentimientos evitando el enfrentamiento, propiciando la comunicación en vez de provocar que ésta se anule.

  • En lugar de: los niños grandes no hacen esto
  • Intentemos: todos los niños e incluso los adultos tienen grandes emociones. Está bien, estas emociones pasarán.

Decirles que los mayores no experimentan emociones fuertes es mentirles, y además los empuja a reprimirlas en lugar de tramitarlas de manera saludable.

  • En lugar de: ¡no te enojes!
  • Intentemos: yo también me enojo a veces. Podemos gritar para intentar sacar afuera esa sensación.

Hay estudios que revelan que gritar cuando estamos heridos, interrumpe la señal de dolor que se envía al cerebro. Cuando estamos enojados (en general también algo nos duele) sirve liberar la energía negativa de esa manera. Podemos jugar a gritar como indígenas, guerreros, animales y convertirlo en algo gracioso.

  • En lugar de: ¡ni se te ocurra pegar!
  • Intentemos: Está bien si estás enojado, pero no puedo permitir que pegues porque nos duele.

El mensaje de prohibición se envía pero con una explicación lógica. Está bien sentir las emociones pero no podemos actuar de cualquier manera ante esto.

  • En lugar de: ¡estás muy difícil!
  • Intentemos: hoy no tenés un buen día o esto es difícil, ¿no? Intentemos resolverlo juntos.

Esta frase refuerza la idea de que ambos están en el mismo equipo y que trabajando juntos pueden resolver el problema.

  • En lugar de: ¡listo, te vas al rincón a calmarte!
  • Intentemos: vayamos juntos a un rincón donde puedas calmarte

Este mensaje propicia la conexión para resolver juntos el problema, en lugar de aislar al niño que no se está sintiendo bien y no sabe cómo manejarlo.

 

Adaptación del artículo de Renee Jain, GoZen! Anxiety Relief for Kids

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *